J.R.R.Tolkien, El arquitecto de la Tierra Media

por Fernando Cantillo (Ferdinand Tûk)

Otra biografía de nuestro autor, bastante detallada en algunos casos, pero que se diferencia de las demás en algunos aspectos, sobre todo en su falta de rigurosidad.
Su biografía está llena de citas de las que no se citan las fuentes (pp. 28, 42, 131-2, etc), de opiniones demasiado subjetivas e indefinidas (presenta un uso excesivo de fórmulas tales como “Un observador”, “En cierta ocasión”, “le dijo una vez a un entrevistador”, “es probable”, etc. De hecho, incluso cita opiniones subjetivas indirectas: “Según la impresión que tuvo Cater (…) <>”).

Asimismo, detalla demasiado hechos históricos generales, que poco o nada tienen que ver con Tolkien: desde la probable historia de sus antepasados Tolkühn, hasta episodios de Carlomagno, la Batalla de Hastings, o episodios históricos (supongo que contrastados) de la Primera Guerra Mundial donde, en 4 páginas “de guerra” cita a Tolkien dos veces escasas (con frases del tipo “esto es lo que debió ver”).

No debemos confundir todo esto con sus propias opiniones, respetables siempre, y que marca apropiadamente (“creo que…”)

Cabe destacar su opinión sobre la religiosidad en la obra de Tolkien: Afirma que la Tierra Media es un mundo precristiano y, por tanto, sin necesidad de Cristo, pero todas las razas del Bien “están motivados y guiados por un sistema de ética que es cristiano en todo menos en el nombre”. Afirma asimismo que los elementos cristianos que aparecen en el Señor… fueron puestos expresamente por Tolkien como “puntos familiares de referencia (…) a todo cristiano” (p. 156-7). Incluso afirma que “Tolkien le dijo a su amigo el profesor Mroczkowaki (…) que el pan del camino, o bembas (…) era realmente la eucaristía”, por supuesto, sin citar la fuente de donde saca esta cita.
También es curioso que le discuta a Tolkien el uso de “dwarves” por “dwarfs”, afirmando que es un error de Tolkien que más tarde aceptó. Cita al propio Tolkien aceptando su equivocación pero, de nuevo, sin citar la fuente.

En resumen, otra biografía, pero poco fiable debido a la indefinición de las fuentes que utiliza, así como a que abusa de “probables” visiones que “tal vez” pudieran coincidir con lo que “alguna vez” puede que pasara por la mente de Tolkien.