La pronunciación de 'Smaug'

28/01/2014


El lingüista Jonathon Owen nos cede, generosamente, su artículo sobre la pronunciación de 'Smaug'. Este editor, estudioso, escritor y diseñador de libros se licenció recientemente en Estudios Lingüísticos por la Brigham Young University. Su blog, Arrant Pedantry (título que cita a Winston Churchill) está dedicado a las publicaciones sobre lingüística en un tono desenfadado, todo ello sin desmedro de la calidad de sus contenidos.


Le agradecemos a Jonathon Owen la cesión de su material para su traducción, y esperamos que disfrutéis y aprendáis con su artículo.


LA PRONUNCIACIÓN DE SMAUG


Con el reciente estreno de la nueva película de ‘El hobbit’, ‘La desolación de Smaug’, mucha gente ha discutido sobre la pronunciación del nombre del dragón del titular. La inclinación de los hablantes de inglés es a pronunciarlo smog, pero Tolkien dejó bien claro en sus apéndices a ‘El señor de los anillos’ que la combinación /au/ se pronunciaba /au/ (“ow”), a modo del alemán. Una búsqueda rápida en Twitter muestra que mucha gente se muestra perpleja o molesta por la pronunciación, algunos incluso declaran que se niegan a ver la película por ello. El crítico cinematográfico Eric D. Snider bromeó, “Lo llamaré 'Smeowg' a partir de ahora. Que alguien por favor retoque una imagen para reflejar el cambio, gracias”. Yo se lo concedí con gusto.




I can haz desolashun?


Así pues, ¿qué ocurre con la pronunciación de Smaug que vuelve tan loca a la gente? Simple y llanamente, no encaja en la fonología moderna del inglés. La fonología es el patrón de los sonidos en un idioma (o el estudio de esos sonidos), incluyendo cosas tales como la estructura silábica, el acento, y las combinaciones sonoras permitidas. En mi clase de fonología de la Universidad, mi profesor una vez nos puso un ejercicio: pensar en todas las consonantes que pudieran seguir a /au/, y poner un ejemplo de cada una. Las primeras salieron fácilmente, pero pronto nos comenzamos a quedar sin posibilidades: out, house (ambas como nombres con /s/ y como verbos con /z/), owl, mouth (ambas como nombre con /θ/ y como verbo con /ð/), down, couch, hour, y gouge. Lo que todos estos sonidos tienen en común es que son consonantes coronales, aquellas que se articulan con la parte frontal de la lengua.

Las consonantes coronales en el inglés standard actual son /d/, /t/, /s/, /z/, /ʃ/ (como en 'shoe'), /ʒ/ (como en 'measure'), /tʃ/ (como en 'church'), /dʒ/ (como en 'judge') /l/, /r/, y /n/. Hasta donde yo sé, sólo dos de las consonantes coronales faltan en la lista de consonantes que pueden seguir a /au/: /ʃ/ y /ʒ/, las fricativas postalveolares sorda y sonora. Como contraste, /g/ es una consonante dorsal, pronunciada con la parte posterior de la lengua. Hay algunos dialectos no standard (como el cockney y el inglés afroamericano) que mutan la /θ/ en /f/ y, de este modo, pronuncian palabras como 'mouth' /mauf/, pero en el inglés standard el patrón se mantiene; no hay palabras con /aup/ o /aum/ o /auk/. (La única excepción que conozco,howf, es una extraña palabra escocesa aparentemente prestada del danés, y podría discutirse su pertenencia al inglés standard ya se usa muy raramente. No aparece en absoluto en el Corpus of Contemporary American English y tan sólo una vez en el Corpus of Historical American English, aunque lo hace en citas. Sólo la conozco porque la uso ocasionalmente como recurso en el Scrabble.)

Y esto no es sólo un caso de 'orange' o 'silver', con las que nada parece rimar. A través de los accidentes de la vida, la combinación /aug/ simplemente no tiene lugar en el inglés moderno. Antes del Great Vowel Shift, la /au/ del inglés medio se convirtió en /ɔ:/ (como en la actual 'caught'). (Nota – el símbolo : aquí indica que la vocal es larga). Durante el Great Vowel Shift, /u:/ se convirtió en una nueva /au/ pero, aparentemente, esta /u:/ nunca tenía lugar antes de consonantes no coronales. Esto significa que, en inglés medio, o bien /u/ se alargó ante coronales, o /u:/ se acortó ante no coronales. No estoy seguro de cuál es el caso. En cualquier caso, nos dejó con el patrón inusual que tenemos en el inglés actual.<

Lo que toda esta cháchara técnica significa es que, ante la ausencia de una guía de pronunciación clara, los lectores asumirán que la “au” de Smaug se pronunciará como otras palabras del inglés, lo que aún en la actualidad es casi siempre /ɔ:/ o /ɑ:/. Así, muchos estadounidenses lo rimarán con 'smog'.(No puedo hablar con autoridad sobre otras variantes del inglés, pero probablemente optarían por una de esas vocales o algo similar, pero no por el diptongo /au/.) No es sorprendente, entonces, que los lectores se sientan molestos cuando se les comenta que su pronunciación choca con la oficial, la cual encuentran poco intuitiva y, francamente, casi nada inglesa.)

Una nota final: Michael Martinez sugiere en este artículo que /smaug/ no es realmente la pronunciación prevista por Tolkien. Después de todo, comenta, los apéndices son una guía para la pronunciación del élfico, y el nombre de Smaug no lo es. Martinez cita una de las cartas de Tolkien que habla del origen del nombre: “El dragón porta como nombre – como seudónimo – el pasado del verbo germánico primitivo 'Smugan', ‘estrujarse a través de un agujero’: una simple broma filológica.” Parece tomar esto como una prueba contra la pronunciación /smaug/, pero puede ser que sea porque Tolkien no fue tan claro como podría haber sido. 'Smugan' es el infinitivo, el pasado es – sorpresa – smaug

Nota: la definición dada por la forma protogermánica no parece coincidir con la de Tolkien, aunque parezca ser el mismo verbo; la forma del inglés antiguo, también con el infinitivo 'smugan', se define como ‘reptar, arrastrarse, moverse gradualmente’. El astuto estudiante de lenguas se habrá dado cuenta de que el pasado del verbo en inglés antiguo mostraba la forma 'smēag' en la primera y tercera personas. Esto se debe a que el /au/ protogermánico se convirtió en /ēa/ en inglés antiguo e /i:/ o /ai/ en inglés moderno; comparad el alemán 'auge' - ‘ojo’ y el inglés 'eye'.
Esto demuestra una vez más que el inglés perdió la combinación /aug/ bastante tiempo atrás, mientras sus lenguas hermanas se quedaron con ella,

Así que, sí, parece que Tolkien realmente tenía la intención de que Smaug se pronunciase /smaug/, con esa combinación /aug/ tan poco inglesa (pero muy germánica) al final. Él era lingüista y estudiaba varias lenguas en profundidad, especialmente las germánicas antiguas como el inglés antiguo, el noruego antiguo y el gótico. Sin duda, él era muy consciente de la pronunciación de la palabra, aunque no se la dejase muy clara a sus lectores. Puedes encontrar la pronunciación absurda si quieres, puedes odiarla, e incluso puedes amenazar con boicotear la película, pero no puedes decir que es incorrecta.

--------
Texto traducido por la filóloga Mónica Sanz Rodríguez.

Volver