Artículos

La revista Muy Historia entrevista a Mónica Sanz Rodríguez ‘Findûriel’, miembro de la STE, sobre la figura de Tolkien

El pasado 30 de agosto Daniel Delgado, de la revista Muy Historia, especializada en monográficos bimestrales de divulgación histórica, entrevistó a Mónica Sanz Rodríguez. Miembro de la Sociedad Tolkien Española (STE), habla sobre la obra Tolkien y cómo esta le ha convertido en un referente mundial en la literatura y su influencia posterior en la misma.

Mónica, cuyo nombre dentro de esta sociedad literaria es Findûriel, y es presidenta del Smíal de Imladris (sede de la STE en Valladolid) y vocal de redes sociales, comienza la entrevista hablando sobre cuál opina que es la gran virtud en el estilo literario del Profesor: «El estilo literario de Tolkien, y por lo que tanta gente se siente apasionada por su literatura, se basa en varios puntos diferentes pero relacionados entre sí. Tolkien cuenta con unos personajes tan redondos en su caracterización, a pesar de ser poco definidos en su aspecto, que terminamos conociéndolos como viejos amigos«.Continúa hablando sobre cómo la creación de los paisajes y las criaturas que Tolkien describe, sus culturas y lenguas, nos atrapan durante la lectura, nos sobrecogen, y son capaces de retrotraernos a un mundo que vemos como lógico y posible: «Su mundo es tan completo y tan poliédrico que podemos perdernos en él, siempre corriendo el riesgo de encontrarnos a nosotros mismos«.

Otra de las preguntas que se suelen hacer cuando se analiza el trabajo del Profesor es qué hace sus obras tan universales. Para Findûriel, la respuesta se fundamenta en dos puntos: «El primero, es la fácil identificación de personales, lugares, hechos o sensaciones con avatares de la vida propia. Y eso solo es posible a través del segundo punto, el tratamiento de las grandes verdades que hace Tolkien en sus obras, y de la propia praxis de la que hace gala […]«.

Más adelante, Daniel plantea la influencia que C.S. Lewis tuvo sobre Tolkien como amigo y colega, y cómo pudo reflejarse en sus escritos. Mónica explica cómo a través de su amistad se enriquecían mutuamente, y que compartían intereses sobre temas que en ese momento parecían no interesar a nadie, o simplemente parecían inútiles o pasadaos de moda para el entorno académico de la época. Apunta que «Tolkien comparte con Lewis uno de los primeros borradores de su historia de Beren y Lúthien, y es él quien lo anima a desarrollar ese mundo literario. Fueron básicamente su curiosidad y su entusiasmo los que hicieron que Tolkien desarrollase su Tierra Media viéndola con ojos literarios y filológicos, y no como una afición«.

Daniel continúa la entrevista preguntando sobre qué autores han podido compararse a Tolkien en cuanto a nivel de detalle y complejidad en el proceso de creación de sus mundos, y surgen nombres como Ursula K. LeGuin, Terry Pratchett o Andrzej Sapkowski. Todos ellos, de una forma u otra, crean realidades que pueden ser identificadas con la obra del Profesor, bien por los aspectos culturales, personajes entrañables que nos hablan de la realidad con un tono crítico pero humorístico, o bien por ser seres sencillos que sobreviven al día a día en un mundo hostil, tal como indica Findûriel.

Por último, la entrevista concluye abordando el tema de la influencia de la obra de Tolkien en la literatura fantástica y el cine actuales. Mónica indica que «Tolkien no inventó la literatura fantástica, pero sí que aportó ciertos tropos que hemos visto repetidos en muchas obras fantásticas posteriores. Quizá los más notables sean los elfos, los hobbits y los orcos«. Sobre ellos, explica qué influencias que obraron en su creación, como ciertas expresiones anglosajonas o términos provenientes del latín. Destaca que «Muchas obras literarias posteriores se han servido de los conlangs (lenguas artificiales) como vehículo de la cultura de sus pueblos. Tengan estas sentido y gramática o no, dotan a los pueblos fantásticos de una identidad propia y misteriosa, de cierto tipo de encantamiento en su pronunciación que nos puede remitir al exotismo o incluso a la magia […]«.

Te invitamos a que leas el artículo completo aquí